Saltar al contenido principal

5 errores comunes (y potencialmente costosos) de los propietarios de viviendas

By Marzo 10, 2022Seguro
seguro de vivienda en nevada

Ser propietario de una casa suele ser una gran experiencia. Pero también puede ser una molestia, especialmente cuando surgen problemas inesperados, ya sea que tenga una falla menor o una catástrofe importante, es casi seguro que requerirá tiempo y dinero para solucionarlo.

En muchos casos, sin embargo, esos problemas "inesperados" no deberían ser una sorpresa en absoluto porque a menudo se deben a la falta de mantenimiento u otros descuidos por parte de los propietarios. Y no solo los nuevos propietarios, tampoco: es común que las personas que han estado en una casa durante años descuiden incluso algunas de las tareas más básicas que pueden evitar problemas en el futuro.

Aquí hay cinco errores que a menudo cometen los propietarios de viviendas, y consejos de expertos para ayudarlo a evitarlos.

  1. Olvidarse (o ignorar) las cosas pequeñas. ¿El inodoro que funciona constantemente? ¿Ese grifo con un goteo lento? ¿La pequeña grieta en esa tabla en la cubierta? Puede que no parezcan grandes problemas, pero pueden convertirse en problemas más importantes con el tiempo. Por ejemplo, un grifo que gotea o un inodoro que corre puede significar que su factura de agua es más alta de lo que debería ser. Y esa pequeña grieta puede provocar la pudrición, lo que podría llevar a reemplazar la tabla, o toda la plataforma. Cuando vea cosas "pequeñas" en la casa, tome medidas para abordarlas lo antes posible porque probablemente será mucho más fácil (y más barato) hoy o mañana que dentro de un año.
  2. No hacer controles regulares en la casa. Hablando de ver cosas en la casa, ¿con qué frecuencia miras alrededor de la casa? Se sorprendería de cuántos propietarios de viviendas no han estado en su ático o sótano durante años. Es una buena idea hacer un recorrido periódicamente para buscar fugas, áreas desgastadas u otros problemas. ¡Y no te olvides de salir a la calle! ¿Cómo se ve tu techo? ¿Ves alguna grieta en tu revestimiento? ¿Son sólidos los sellos alrededor de sus puertas y ventanas? Es importante atrapar esas cosas antes de que comience la temporada de lluvias en otoño e invierno.
  3. Saltarse el mantenimiento de sus electrodomésticos. Mantener sus electrodomésticos en buen estado no solo garantizará que funcionen de manera efectiva y prolonguen su vida útil, sino que el mantenimiento también puede prevenir riesgos graves. Por ejemplo, ¿cuándo fue la última vez que limpió el conducto de escape de su secadora? No, no la pantalla que sacas cuando lavas la ropa, sino la que está en la parte posterior o lateral. Demasiada acumulación de pelusa puede provocar un incendio, así que límpielo al menos una vez al año. También debe revisar las mangueras conectadas a su lavadora y lavavajillas. ¿Están desgastados? ¿Necesitan ser reemplazados? Hágalo ahora, antes de que uno falle cuando no esté en casa y cause daños significativos por agua. Otros consejos:
    • Limpie las bobinas de su refrigerador por lo menos una vez al año.
    • Limpie el filtro de alimentos de su lavavajillas con regularidad.
    • Aspire el polvo y otros desechos en los acondicionadores de aire de ventana antes de comenzar a usarlos cada año.
    • Recuerde probar sus detectores de humo y monóxido de carbono dos veces al año, instalando baterías nuevas cada vez.
  4. Descuidar otros sistemas. Su sistema HVAC necesita atención, por lo que no fallará cuando más lo necesite. Realizar el mantenimiento de su horno, bomba de calor y/o unidad central de aire acondicionado cada año antes de comenzar a usarlos en gran medida lo alertará sobre cualquier problema potencial. No querrá descubrir que su sistema de calefacción está averiado cuando está a 30 grados afuera o que su aire acondicionado está fallando cuando está a 95. Cambie los filtros en los intervalos apropiados, y si ha pasado un tiempo desde que tuvo sus conductos limpios, considere eso también.
  5. No tener garantía de hogar. A pesar de sus mejores esfuerzos de mantenimiento, ese aire acondicionado podría averiarse y dejarlo sofocado en el verano. El calentador de agua podría dejar de funcionar, lo que significa duchas frías todas las mañanas. O el refrigerador de repente ya no se enfría mucho. Estas cosas a veces suceden, y si su electrodoméstico está fuera de garantía, está en apuros.

Su hogar es una de las inversiones más importantes que jamás hará, por lo que vale la pena ser diligente en su cuidado. Mantenga los ojos abiertos alrededor de la casa. No dude en sacar las herramientas o llamar a un profesional si es necesario. Recuerde, la prevención es la mejor medicina, y ese viejo dicho vale tanto para la salud de su hogar como para la suya.

Reenviado con permiso del autor original, Safeco Insurance®.

Cerrar menú